Tierra Cocola l Discos l Ritmos l Baile l Música l Galería l Videos










La salsa, un baile cocolo de Puerto Rico

La agresividad o fuerza de los movimientos en general se modifican de acuerdo al carácter y el tempo de cada canción. Sin embargo, el primer paso de cada tres pisadas es siempre un poco más agresivo que los demás. Este es el ataque principal, el que concuerda con la clave del ritmo. También ejecutamos movimientos estimulados por frases rítmicas, sean en la percusión o en las melodías, que ocurran esporádicamente en la música. Y de acuerdo con los giros métricos o ciclos poéticos, logramos también coreografiar en el momento secuencias específicas de pasos, figuras, movimientos y también pausas. Las pausas son también parte esencial del baile. A veces paramos completamente el fluido de los movimientos para crear tensión antes de expulsar nuevamente la energía acumulada.

El baile, al igual que el ritmo de clave, es el espíritu inherente de la música. Para saber más sobre la clave, visita al capítulo de Ritmos. La clave es un producto de la música y está siempre insinuado pero no necesariamente físicamente tocada en un instrumento. Es parte del fluido al igual que el baile. Este está insinuado dentro de la música. La acción de bailar físicamente es en realidad la externalización de la música. En estos días algunos bailadores de academia influenciados por tendencias inventadas en el ambiente profesional de bailadores boricuas fuera de la isla han puesto en moda la expresión de “bailar en clave” y la costumbre antipática de preguntarle a la pareja antes de bailar si “baila en clave” o no. Sin embargo, el cocolo de la mata, de tradición, no tiene ése costumbre ni tal filosofía. De hecho, la respuesta cocola siempre ha sido “la clave soy yo”.

Estos académicos latinos, quizás sin darse cuenta, con su filosofía, sus congresos y exhibiciones, menosprecian al bailador cocolo del país. Pues con su enfoque “all inclusive” han cambiado la manera de visualizar a la música y también al baile. Fusionaron técnicas de ballet, jazz, ballroom dance y del baile de exhibición, con la música y el baile de salsa creando algo que el cocolo siempre luchaba para evitar, bailar salsa “a lo americano”. Están vendiendo a nivel internacional una imagen del baile de salsa que no es tradicional y que no se puede definir como puertorriqueño, jamás cocolo.     

 



Giros y Vueltas

Otra cosa que se ha puesto de moda en los últimos años es la tendencia de olvidar la importancia de la base del baile y enfocar completamente en la ejecución de vueltas complicadas con las manos, una detrás de la otra. El cuerpo, el espíritu, el paso, etc., carecen de importancia. Ni siquiera saben marcar bien el paso. Los cocolos dicen que eso no es bailar y tienen razón.

Claro, las vueltas son parte de la salsa. Esto no se puede negar. Pero hay que entender que las vueltas son adornos al baile, una pequeña parte del baile. Hay que saber distribuirlas a través del baile y de manera musical.

Hablando de todo un poco, existen ocho vueltas básicas debido a que hay ocho maneras diferentes de combinar las manos. De estas combinaciones podemos sacar docenas de variantes. Las vueltas alternadas son muy populares con los cocolos.

Pero dar vueltas con las manos no es la única manera de girar. Uno de los pasos cocolos más comunes es el giro natural en pareja hacia la derecha en posición cerrada. Lamentablemente, los nuevos profesionales han eliminado a este giro de su repertorio. Y en vez de girar, bailan pa’lante y pa’tras como un columpio, una y otra vez. La monotonía es asombrante. En fin, el promocionar este estilo a nivel mundial en congresos, festivales y talleres ha provocado una visión errónea de nuestro baile típico cocolo de tal manera que la gente visualiza como característica mas pronunciada, el bailar en línea. O sea para ellos salsa puertorriqueña es bailar en línea. Pero no es así tradicionalmente. La salsa puertorriqueña es típicamente más redonda que lineal.

 

Además de ser redondo, el baile cocolo de Puerto Rico contiene ciertos movimientos elásticos parecidos al antiguo baile negro, el serrucho. El serrucho se bailaba con la octava figura y sus variantes. Sin embargo, el cocolo lo hace en la salsa de manera más elaborada con pases y vueltas en forma ovalada. Los movimientos son más suspendidos y sensuales en el sentido espiritual. La figura del varón es casi siempre un poco diferente que la figura de la mujer y se baila en las líneas diagonales.  

 

En Resumen

Siempre bailamos con pasos compactos, pasos pequeños. Los pies están debajo de nuestro centro en todo momento. La fuerza de las pisadas está concentrada hacia abajo, impactando al piso en sitios específicos sin patinar. Nunca arrastramos los pies y no hay brinco. Son pasos firmes y controlados y con el pie plano. El movimiento corporal es lateral, no vertical, y los brazos se muevan de lado a lado y no de abajo hacia arriba.

 

En el baile cocolo toda la energía del espíritu esta concentrada hacia el centro del cuerpo, creando una tensión, una fuerza interna vital, una concentración de energía. Sin esta concentración de energía se nos hace imposible exhibir los tres elementos de vigor que son esenciales para bailar con vitalidad y carácter. Los tres elementos son: fuerza dinámica, sabor tangible y expresión vital. Sin embargo, quizás lo más importante de todo y para algunos, quizás también el más elusivo, es ser siempre humilde. Pues, con el favor de Dios.

"El baile no es para lucirse sino para comunicar tradiciones, valores y aspiraciones. Al igual que los demás músicos, el bailador debe moverse con coordinación, disciplina y dignidad. En fin, los tres conceptos fundamentales son la
comunicación, la lucidez y la comunidad."


Yaya Diallo
Maestro Percusionista
Mali, Africa 1988

 

 

 
[1] [2] [3] [4] <anterior l
 

BOMBA
l
PLENA l CLAVE TRES l SALSA l JIBARA l DANZA l PERCUSIONISTAS l MUSEO l ENLACES l RADIO l CONTACTENOS
© Tato Conrad 2004
Diseño y Mantenimiento por Navarro's Web